En primera persona (I)

El blog de ASTHEHA es un blog creado entre todos, aportando cada uno su granito de arena y compartiendo las experiencias vividas antes, durante o después de la enfermedad. 

Hoy, estrenamos la categoría "En primera persona" con nuestra fiel compañera Maite.

Era el año 2014, estábamos mi marido y yo pasando un fin de semana en un hotel de playa en Llanes , nuestro lugar preferido para descansar de Asturias.

Esta vez, habíamos acudido a desconectar un poco pues yo llevaba un año sintiendo unos dolores inespecíficos en la zona del estómago y tras pasar consulta tras consulta 4 veces a digestivo, me derivaron a salud mental, pues según ellos el dolor que yo sentía no podía ser real ya que casi siempre era a las 2 de la mañana.


Estando comiendo en la terraza del hotel, me tragué una espina de pescado y tuve que acudir a urgencias, me derivaban a Oviedo o a Gijón y obviamente escogí Gijón. Acudí a urgencias del Hospital de Cabueñes y la espina ya no la veían, solamente veían la erosión que había formado la espina, pero no veían nada más. Les comenté lo de los dolores de estómago y me mandaron hacer una ecografía. Palabras que me dijo la ecógrafa: "si lo que se ve aquí fuese algo malo estarías inundada".

Acudo por mi cuenta a un médico de digestivo del hospital Covadonga y ahí empezaron las carreras. Escáner urgente, me dice que tengo la barriga como un patatal. Acudí a Hospital de Cabueñes para la lectura del escáner y aquella misma tarde ya me mandaron quedar ingresada.

Pruebas y mas pruebas, biopsias y al final diagnóstico definitivo: Linfoma folicular.

Seis sesiones de quimio combinada con Rituximab y remisión casi completa. Dos años de mantenimiento y recaída. Otra vez quimio, Rituximab y deciden hacerme auto trasplante.

Descanso unos meses. Me hacen la aféresis e ingreso otra vez en el Hospital de Cabueñes para recibir sesiones de quimio intensivas día y noche.

En agosto 2018 ingreso en el HUCA para el trasplante y el día 13 de agosto vuelvo a nacer.

2 Comments

  • Hace 6 horas

    Verónica

    Gracias Maite por compartir tu testimonio. Y a disfrutar de ese re-nacer¡¡¡¡

  • Hace 3 horas

    Ana

    Encontrarme con alguien que ha vuelto a nacer tras pasar por la experiencia de un trasplante es un regalo que me ofrece la vida. Simplemente ! Gracias!

Añadir un comentario